Pescar en el río Uruguay es meta de muchos aficionados que sueñan con las vacaciones de verano para encontrarse con peces de alto valor deportivo como las bogas y el codiciado dorado.

Las características del río Uruguay frente a Colón lo vuelven un paraíso tanto para la pesca variada como para ir en busca de grandes dorados y patíes que deambulan por las correderas e islas más cercanas.

Los bancos de arena, por su parte, son el escenario perfecto para las grandes bogas, que muchas veces se pueden ver a plena luz del día “tomando sol” con sus lomos fuera de la superficie del agua y que pican tentadas por granos de maíz, salamín u otras carnadas.

Pescar en el río Uruguay es meta de muchos aficionados que sueñan con las vacaciones de verano para encontrarse con peces de alto valor deportivo como las bogas y el codiciado dorado.

Un día de Pesca!

La zona del puerto, históricamente uno de los mejores pesqueros de la ciudad, siendo hoy el mejor lugar para instalarse.

En sus muelles se pesca tanto de día como de noche. Sin embargo, es de noche cuando los sonidos se apagan y se vuelve a escuchar el río por el que deambulan grandes bagres y patíes, que son atraídos con lombrices mediante aparejos de fondo, que son la mejor opción para llegar bien lejos.”

En otoño, uno de los peces más buscados es el surubí. Si bien no abunda en el río Uruguay, hay cantidad de estadísticas que sirven para afirmar que a este pez le gusta esta ciudad. Con chicotes y de noche, los lugareños han logrado grandes ejemplares y lo siguen haciendo, aunque los tamaños y peso han disminuido notablemente si los comparamos con otras décadas.

A diferencia de su hermano Paraná, el río Uruguay es mucho más claro y limpio, y su fondo de arenas blancas y grandes pedregales hace sus aguas más rápidas y limpias de sedimentos, lo cual resulta ideal para atrapar peces cazadores como el surubí y el dorado mediante señuelos.

Solo hay que dejarse llevar por Colón, esa ciudad que además de buena pesca lo tiene todo